ORIGEN TOPONÍMICO DE HINOJOSA
“HINOJOSA: nombre de origen latino. En 1148 se emplea la palabra Finojosa. Procede del latín tardío. FENUCULUM clásico FENICULUM diminutivo de FENUM “HENO”, hierba segada, seca, para el ganado. La -i- se explica por la atracción y confusión que se produjo entre esta palabra y la medieval hinojo “rodilla” (inojo en 1140), resultante de yenojo, latín vulgar genuculum (latín Genu “rodilla”), confusión que fue causa de la desaparición de este homónimo.- Fenuculum >Hinojo: se convierte el fonema /f/ en /h/ aspirada, que luego más tarde, se convierte en h muda.” ('Topónimos de la provincia de Guadalajara' de Eusebio Monge Molinero. Sigüenza 1993).
 
 
En primer lugar, podemos decir fuera de toda duda que el nombre de “HINOJOSA” es claramente castellano, de la época de la repoblación (siglo XII). Partiendo de esta premisa, existen varias teorías:
 
A) Una posibilidad que a "bote pronto" se nos puede ocurrir a todos es que el Pueblo se llama 'Hinojosa' porque en la zona había mucho hinojo, hipótesis que sugirió Sánchez Portocarrero a mediados del S. XVII, según consta en su manuscrita segunda parte de la "Historia de Molina". Poco convincente, la verdad.
 
B) Existe otra teoría expuesta por algun historiador de siglos pasados que dice que el nombre de 'Hinojosa' vino dado en honor al apellido de alguno de los soldados del Cid que 'supuestamente' acamparon con él en lo alto del Cerro. Nada fundamentada.
 
C) A continuación exponemos la teoría que nos parece más acertada (y la más desarrollada):
La mayoría de los historiadores dan por hecho que en la época de la reconquista, durante la expansión de los reyes castellanos, y allí donde no existía ya una denominación consolidada, era costumbre denominar al nuevo asentamiento con el nombre o apellido de algún soldado o de alguna familia que se aposentaba en la zona. De hecho, en la conquista de América, muchos nombres de ciudades se encuentran con este mismo origen, al buscar la procedencia de sus nombres. Se cree que los nuevos pobladores o dominadores, como confirmación de su poder o de su ascendencia, dieron su nombre o el de un ser querido, o el nombre de su población de origen al lugar o caserío conquistado.
 
Nuestra historia se inicia en el siglo XII, en el Condado de Deza (en Soria), que por aquel entonces pertenecía a la diócesis de Sigüenza. En aquel momento, el conde (acompañante del Rey, en latín "comes": compañero) de Deza era Don Miguel Muñoz de Finojosa, originario del lugar de Hinojosa, entre Gómara y Agreda. Según el Marqués de Cerralbo (que fue miembro de la Real Academia de la Historia 1845-1922) “Don Miguel Muñoz de Finojosa, sirvió al Emperador Alfonso VII de Castilla, y tal vez en premio le concediera el señorío de Deza, según partición de su patrimonio”. Don Miguel Muñoz se casó con Doña Sancha Gómez de la nobleza de Almazán. El hijo primogénito, Nuño Sánchez, heredó el título y el Señorío de Deza; los demás hijos corrieron distintas suertes: Martín Finojosa (1140-1192) fue abad de Santa María de Huerta y llegó a ser Obispo de Sigüenza (1186-1192); Doña Eva se casó con Don Jimeno López de Rada; y Doña Teresa (la hermana menor, nacería en ¿1146?) se casó con Garcés, "de tierras de Molina". Al matrimonio entre Dña. Teresa Finojosa, nieta del primer Conde de Deza, y Don Garcés de tierras de Molina, se refiere el padre Toribio Minguella en su libro "Historia de los obispos" (1902), matrimonio que, por deducciones, se celebraría entre los años 1165-1170.
 
¿Quién pudo ser "Garcés de tierras de Molina"? ¿De dónde procedía?. Es muy significativo que casi todos los condes con quienes empezaron a formarse los reinos eran o García, o Sancho, o Gonzalo, o Rodrigo..., y sus descendientes Garcés, Sánchez, González o Rodríguez. En Castilla fueron muchas las familias hidalgas denominadas "García". En la alta edad media figuran entre otras: las de Letur (Albacete), Alcázar de San Juan (Ciudad Real), La Almorcha, Fuente de Pedro Naharro, Motilla del Palancar, Tarancón y Tinajas (Cuenca); en Móstoles (Madrid), y en Yébenes (Toledo). En la provincia de Guadalajara, y en la alta edad media, existíeron "Garcías" en Checa, en Hinojosa y en Sigüenza. Por tanto, podemos deducir que éste Garcés (o "hijo de García") pudiera provenir de "los García" que residieran en la alta edad media en "Los Casares" o casas construidas junto a la ladera de la Cabeza del Cid -hay un paraje en Hinojosa que todavía se llama así-. Es fácil deducir que Garcés contrajese nupcias bendecido por su cuñado el entonces Abad de Santa María de Huerta (Soria), Don Martín de Finojosa, que también bendeciría su establecimiento en la ladera del Cerro de "La Cabeza del Cid". La proximidad entre las poblaciones de Hinojosa y Santa María de Huerta favorecería esta hipótesis. Los Poblados o caseríos de los alrededores no tardarían en acogerse en este lugar, donde estas personas de rancio abolengo vivían. Fácilmente adoptarían el apellido de la esposa, Finojosa(¿1165-1170?). La actual Hinojosa (curiosamente en España es el único pueblo con ese nombre que no lleva ni apellido ni determinante-artículo "La" antes del nombre).
 
Finalizamos nuestra historia aportando un último dato: Don Martín Finojosa, siendo obispo de Sigüenza, acompaño a las huestes del rey en la conquista de Cuenca, por lo que es fácil deducir que Garcés marido de Doña Teresa Finojosa estuviese ocupando un puesto preeminente entre las mesnadas de este Obispo.
 
Epílogo: no olvidemos que nada se sabe con seguridad. Todo son conjeturas y suposiciones.Que cada uno lea y saque sus propias conclusiones...
 
VOLVER