LA ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES.
En la parte baja del Pueblo, finalizando el 'Paseo de la Virgen', otrora bordeado de inmensos y centenarios olmos, junto a los columpios y toboganes de "Las eras" (lugar utilizado en otros tiempos para labores agrarias), tenemos la Ermita de Nuestra Señora de los Dolores, nuestra joyita arquitectónica. Un barroco sobrio y elegante. Inaugurada en 1794, y presidida por el escudo familiar de José García Herreros, natural de la localidad, Arcediano de Valladolid y Vicario general e inquisidor de la diócesis de Murcia. También fue nombrado Caballero de la Real orden Española de Carlos III (un tipo importante, vaya).
Se trata de un edificio de planta en cruz latina, compuesta de cinco tramos que se cubren con bóveda de cañón y con cúpula sobre pechinas el crucero. Construida a base de mampostería, a excepción de esquinas, zócalo, vanos y fachada principal, en piedra sillar. La puerta de la fachada principal -al más puro estilo barroco- presenta forma de arco de medio punto que apea en dos impostas molduradas. Sobre el frontón, en su centro, se enmarca el Escudo Heráldico de los 'García Herreros'.Esta fachada principal se corona con una espadaña con veleta en su parte superior. En la parte superior del frontón, y en su centro, un gran medallón presenta una larga inscripción referente al benefactor que costeo las obras.
Medallón de la Ermita.
 
Encima del medallón, una espadaña en arco de medio punto con una pequeña campana en su interior (llamada coloquialmente 'El Cimbanillo'), terminada en frontón. En cada uno de sus laterales se coloca un pináculo. También en la parte superior del frontón dos pináculos, más pequeños y simples, y en el centro un cimacio piramidal terminado en forma de esfera achatada.
Vista nevada de la Ermita.
 
En instancia fechada el 24 de abril de 1794, dirigida al Obispo de Sigüenza para inaugurar la Ermita, Don Juan García Campos, canónigo y arcediano de Almazán (Soria), dice que su tío el Ilmo. Sr. Don José García Herreros "empezó a fabricar una Ermita u Oratorio en la Villa de Hinojosa, Pueblo de su nacimiento, con la advocación de Nuestra Señora de los Dolores, y tan capaz que pudiese servir al uso del pueblo, cuando en la Matriz hubiese alguna quiebra, etc. En el día se halla concluida y adornada con tres altares muy bien dotados y estucados. El suplicante, a quien comisionó dicho Señor por su fallecimiento para llevar a efecto sus deseos, pide a V.I. licencia para bendecirla y habilitarla para celebrar el Santo Sacrificio de la Misa, y al mismo tiempo, suplica conceda cuarenta días de indulgencia a todos los que la oyesen." Desgraciadamente Don José García Herreros no pudo ver finalizada la Ermita (falleció dos años antes de su inauguración), y tuvo que ser su sobrino (el referido Juan García Campos) el encargado de terminar su obra e inaugurarla en 1794.
 
Escudo con timbre eclesiástico de los 'García Herreros' que preside la fachada principal de la Ermita.
 
Escudo de los 'García Herreros' en el interior de la Ermita, en lo alto del retablo principal.
 
Oratorio de José García Herreros. Este oratorio se encontraba en una pequeña capilla que tenía en su Casa Grande, pero en 1794, una vez inaugurada la Ermita se colocó en ella, tal y como dispuso José antes de su fallecimiento en 1792. Según cuentan, este oratorio viajó siempre con él.
 
La Ermita fue la portada de la Revista 'Tierra Molinesa', publicada en 1986.
 
Como curiosidad contaré que en Hinojosa existió otra ermita, la de "San Juan" (ver el 'plano topográfico' para ubicarla), de origen románico, de una sóla planta y de la que apenas queda el arco de entrada al templo y las paredes medio derruidas. Según cuentan, cada 24 de junio se celebraba una romería a dicha ermita. Poco más sabemos sobre ella.
Ermita de San Juan.
 
LA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES.
Preside la nave principal de la Ermita, desde el fondo tras el altar mayor la imagen de Nuestra Señora de los Dolores. La Imagen, de madera tallada, es de tamaño natural, y participa de un cierto compromiso entre lo neoclásico y lo rococó.Se desconoce con exactitud, quién fue el autor de tan preciosa talla, pero todo apunta a que fue Luis Salvador Carmona, uno de los más notables imagineros castellanos del siglo XVIII. Por su cronología, habrá que pensar que la hizo en una etapa avanzada de su obra, entre 1.743 y 1.758, época vigorosa y prolífica del artista en la que se decanta por sus imágenes 'dolorosas'.
En la restauración que se hizo de la Imagen en 1.993 se descubrieron en la cabeza y rostro abundantes gotas de cera antiquísimas, que procedían de las velas colocadas antiguamente en las lámparas de 'araña' que colgaban del techo.
Para finalizar añadiré que, como manifestación del agradecimiento a la 'Virgen de los Dolores' por la abundante lluvia obtenida para los campos gracias a su intercesión (el 9 de junio de 1851 sacaron a la Virgen en procesión de rogativas pidiendo agua y llovió de manera copiosa), y al mismo tiempo como expresión de su devoción (el 25 de julio de 1.852 se constituyó la "Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores" -hermandad que hoy en día sigue viva-), en Acta de dicha Hermandad fechada en 1878 se acordó trasladar la Festividad de Nuestra Señora de los Dolores al 9 de junio. Actualmente, se celebra tal festividad el domingo más cercano a dicha fecha.
 
VOLVER