FUENTES, LAVADEROS Y PLAZAS.
De la fuente pública principal (la 'de abajo') mana el agua, a veces por un caño, raras veces por los dos (hay un dicho que dice que “cuando Dios quería, agua salía”). Situada a mitad de la antigua Avenida del Iryda, hoy Calle de 'La fuente', podemos ver grabadas en su frente las siguientes inscripciones: en la parte superior: “ HINOJOSA ”; debajo, dentro de una cartela ovalada: “ AÑO / DE ”; finalmente, debajo de ésta, la fecha en que se construyó: “ 1957 ”. Aunque más bien habría que decir que ese fue el año en que se rehabilitó, porque la Fuente llevaba levantada desde finales del siglo XIX (188..-189..). La construyeron dos albañiles de Hinojosa (uno de ellos se llamaba Leandro, que también construyó la casa que hay junto al Rollo). La levantaron con piedras elegidas de 'La Cantera' y fueron transportadas en un 'rastrón' y con 'pedreras', a lomos de caballerías.
La fuente 'de abajo'.
 
Detalle de La fuente.
 
Calle La Fuente, o vieja Avenida del 'Iryda'
 
La 'Fuente de abajo' recibía el agua del mismo depósito, alimentaba el pilón rectangular que tiene en la parte trasera, que en otros tiempos se usaba para abrevar las caballerías, y desde ahí servía al Lavadero o 'Balsa de abajo' del que más tarde hablaremos. Además, la Fuente de abajo también rendía aguas a un pilón situado a la derecha según se baja de la Fuente, pilón de grato recuerdo para muchos, pues no pocas veces alguno/a se bañó en él con mayor o menor ayuda (en cualquier caso siempre ayudado).
La que hoy es Calle de La Fuente es la calle principal del pueblo, que sube desde la Plaza de la Reina María Cristina (también conocida popularmente como la “Plaza de las escuelas” o “del Ayuntamiento”), hasta la Plaza del Olmo, remodelada en 2002 y desgraciadamente ya sin el olmo centenario que la presidía (que, por cierto, era olma). Ubicada estratégicamente en un cruce de caminos (Carralabros, Carraconcha y la Calle de la Fuente), junto con la zona de "Las eras", la Plaza sigue siendo el centro de reunión de los lugareños que, a la salida de misa siguen acudiendo a esta Plaza antes de bajar a tomar el preceptivo vermú al Bar. Aunque, si bien hoy en día ya no es tan centro neurálgico como lo pudo ser en otros tiempos remotos (a partir del siglo XVI el Pueblo se fue ensanchando hacia la parte baja y la Plaza fue perdiendo importancia), aun se utiliza para diversas convenciones sociales: subasta de los banzos en fiestas, las campanadas en nochevieja, la quema del judas, etc. Antaño también se utilizó la Plaza para plantar los mayos, o para realizar hogueras, en navidades o en San Juan, entre otras actividades comunitarias. También es muy probable que esta Plaza sustituyera al patio interior de la Iglesia de San Andrés como lugar de reunión concejil en la Edad Media (que lo sería hasta buena parte del siglo XVI, cuando los sínodos diocesanos presionan a los Concejos para que salieran de los espacios sagrados arguyendo evitar así escándalos -ineludibles a la hora de darse debates acalorados entre los vecinos-).
La Plaza del Pueblo, remodelada en 2002.
 
Otros elementos arquitectónicos que podemos encontrar en Hinojosa son los lavaderos públicos y los navajos. Lavaderos tenemos dos. Uno de ellos situado junto a "La Fuente de arriba", fuente que llenaba el pilón donde bebían las caballerías y llegaba al lavadero o 'balsa'. La Balsa higiénicamente se dividía en dos: la de aclarar y la de enjabonar. De tal manera que el agua así usada tenía servidumbre (se reutilizaba), bajando callejuela abajo para alimentar los huertos aledaños. Otro lavadero o Balsa, lo encontramos en la parte baja del Pueblo, en el inicio de "La callejuela" y recibía el agua del pilón de la Fuente de abajo. También tenía servidumbre, regando los huertos de alrededor.
La 'Balsa' o lavadero de abajo.
 
También tenemos un buen manojo de navajos (abrevaderos de ganado que recogían el agua de lluvia): tenemos navajos naturales en los parajes cercanos al Pueblo, como el de los Villares o el de Galdones; y navajos construidos en la zona de las Parideras (o 'Paideras' como vulgarmente las conocemos).
 
VOLVER