LA SOLDADESCA DE HINOJOSA
 
Considerada de interés turístico-provincial, no se sabe muy bien cuándo comenzó a representarse. Lo cierto es que en 1889 aparecía reflejada una partida en el Libro de cuentas de la Virgen, con el siguiente texto:"Gratificación para los que hicieron la entrada de Moros y Cristianos". Probablemente ya se venía representando en las fiestas de nuestra Patrona, La Virgen de los Dolores, cada primer domingo de junio desde mediados del siglo XIX. Y así continuó hasta finales de los años 50, en los que la emigración hizo estragos en estas tierras, dejándolas prácticamente despobladas.
 
La fiesta transcurre de la siguiente manera: En las vísperas, por la tarde se saca de la Ermita la imagen de la Virgen de los Dolores en procesión hasta la Iglesia de San Andrés. Previamente tiene lugar una puja o subasta de las andas o 'banzos' (6 palos), lo que da derecho a subir la imagen hasta la Iglesia y al día siguiente, el de la fiesta, regresarla nuevamente a la Ermita. El domingo por la mañana muy temprano, sale la comitiva del Rosario de la aurora a recorrer las calles. A media mañana se celebra la misa a la que acuden las tropas cristianas, mientras que las moras esperan, merodeando por el pueblo, a que ésta acabe. Una vez finalizada la misa, se sale nuevamente en procesión con la Virgen, procesión que es interrumpida junto a la Plaza mayor del Pueblo. Los cristianos piden ayuda divina y en ese preciso instante aparecen las tropas moras. Tras la batalla, en la que caen derrotados los cristianos, son los moros los que custodiarán la imagen de la Virgen de los Dolores como botín de guerra. Sin embargo, en la entrada del pueblo les esperan nuevamente las huestes cristianas. Tras el diálogo llega la lucha. Los moros caen a tierra derrotados, confesando que han sido vencidos por una fuerza y poder extraños, emanados de la imagen de Nuestra Señora. Los cristianos catequizan a sus enemigos y todos juntos siguen la procesión ante las puertas de la Ermita. Es entonces cuando nuevamente se subastan los banzos, para entrar la imagen desde la puerta de la Ermita hasta el altar. Correspondía cantar las pujas al alcalde de Hinojosa, aunque existe otro personaje que va tomando nota de las mismas, que recibe el nombre de registro. Todos pertenecían a la Cofradía de la Virgen de los Dolores.
 
Antiguamente, las fiestas continuaban dos días más: el primero, el día de la 'Virgencilla' y el segundo, el de la 'abuela'.
 
Los personajes o actores que intervienen en la representación de La Soldadesca son diez: cinco moros y cinco cristianos, aunque parece ser que antiguamente eran ocho: cuatro en cada bando. El vestuario que utillizaban hace años los cristianos era el de Caballería de Requetés. El de los moros consistía en una única túnica blanca, en realidad una sábana y una toalla por turbante. Calzaban esparteñas y llevaban al cinto espadas y sables. La solían representar los 'mozos' que entraban en quintas (según José Ramón López de los Mozos en su estudio 'La Soldadesca de Hinojosa, algunos datos y paralelismos'. Cuaderno de etnología de Guadalajara).
 
Para una mayor información sobre La Soldadesca de Hinojosa, y sobre la fiesta de la Virgen de los Dolores en general, te sugerimos que leas el extracto del libro-dossier 'El Cimbanillo' (1994) que desde aquí puedes descargar; libro-dossier escrito por Benito García, director de las representaciones de La Soldadesca desde los años 80:
  • EL CIMBANILLO -EXTRACTO- (descarga pdf)
  •  
     
    SOLDADESCAS (pincha en cada enlace):
     
  • SOLDADESCA 2010
  •  
  • SOLDADESCA 2003
  •  
  • SOLDADESCA 1994
  •  
  • OTRAS SOLDADESCAS
  •